DENOMINACIÓN DE ORIGEN CAFÉ DE COLOMBIA

Una Denominación de Origen (DO) es un signo distintivo consistente en un nombre geográfico específico utilizado para identificar producto(s) que provienen de dicho origen, y cuya calidad está directamente vinculada con ese origen. Para lograr el reconocimiento de protección de una DO no basta con presentar una solicitud ante las autoridades del país donde se reclama la protección. Es también necesario adjuntar a la solicitud toda una serie de datos, informaciones y documentos que demuestren ese vínculo entre el origen y la calidad del producto. Para el caso del café colombiano el registro de las DO, incluso, ha estado precedido de enormes esfuerzos que le han dado su reconocimiento en muchos ámbitos. Así, no cualquier producto de un origen específico es reconocido como una DO.

Las Denominaciones de Origen son entonces una forma de amparo legal que permite garantizar a clientes y consumidores que un bien que se identifica con una DO cumple con los procesos y los requisitos de calidad asociados con dicha denominación, comenzando, claro está, con la procedencia de un origen específico. De esta forma, el consumidor puede confiar en lo que está comprando, y el productor se ve justamente recompensado por sus esfuerzos en producir un producto de calidad superior que cumple los estándares de la denominación.

Con el liderazgo de la Federación Nacional de Cafeteros, se ha demostrado que la calidad del café cultivado en nuestro país obedece no solo a las condiciones específicas de clima, localización y oferta ambiental, sino también a los cuidadosos procesos de producción asociados con el café.

Se trata de factores naturales y humanos que inciden esencialmente en la calidad del producto y que las autoridades de los diferentes países han evaluado y reconocido antes de otorgar una protección especial al producto.

En el año 2005, a solicitud de la Federación Nacional de Cafeteros, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) declaró la protección de la DO Café de Colombia gracias a los factores naturales y ambientales mencionados antes. Tiempo después, la misma entidad resolvió proteger los cafés de Cauca, Nariño, Huila, Santander, Tolima y Sierra Nevada.

Actualmente, la Federación Nacional de Cafeteros administra las DO Café de Colombia y las DO Regionales, lo que le permite conceder la autorización de uso a aquellos interesados que certifiquen su producto y que pueden utilizar legítimamente el sello oficial implementado para las denominaciones de origen colombianas. En este video puede ver más sobre este sello oficial: