Ritos y Costumbres

Desde su descubrimiento, el café se convirtió en una de las sustancias  sagradas de la humanidad. En África, por ejemplo, es empleado en ritos de fertilidad. En la ceremonia africana de sangre entre hermanos: "la sangre de las dos partes comprometidas se mezcla y coloca entre las semillas gemelas de un fruto de café, y luego se toman".

Los hábitos y las formas de preparar el café han determinado el éxito de su expansión. En principio, las casas, tiendas y quioscos de café parecen haber explicado la expansión de la bebida como un instrumento de la interacción social, que está ligada a diversos acontecimientos políticos e históricos (ver Historia y Café y Política).

Los árabes inicialmente la preparaban a partir del grano o de la pulpa, puesto que el café se consumía cocido en sus inicios. A partir del siglo XVII el tueste del café se volvió bastante popular. Con el paso del tiempo, cada sociedad desarrolló su propio rito y forma de preparación, que satisfacen diversas necesidades de consumo. Un consumidor occidental, por ejemplo, con frecuencia tomará un café antes de salir de su casa como una de sus principales fuentes de energía para comenzar el día. En la tarde, o en una ocasión de consumo diferente, probablemente entre a un establecimiento para compartir con amigos un momento especial.

En el siglo pasado se dio un hecho muy importante para la expansión y popularización del consumo del café en las sociedades occidentales: la institucionalización de la práctica del coffee break, que nació en el contexto laboral como una pausa para que los trabajadores recuperaran sus fuerzas, al tiempo que en muchas culturas adquiriría un gran éxito en el ámbito social como un momento cotidiano para la conversación. Su origen se ubica hacia 1922 en Búfalo, Nueva York, donde las compañías Larkin Company y Barcolo establecieron salones de descanso para que sus empleados pudieran tomar café. Sin embargo, la acuñación y popularización del término ocurrió casi treinta años más tarde, a través de una campaña de la Oficina Panamericana del Café en 1952, impulsada por los países productores. Así mismo, la institucionalización de la práctica se benefició del desarrollo y la acogida de las vending machines en Estados Unidos durante los años 1947 y 1955 (Pendergrast, 1999).

En otras culturas el café también responde a diversos rituales. En el mundo árabe es frecuente ver al final del día a las personas del barrio departiendo en un mismo café sobre los acontecimientos cotidianos. Es el lugar de encuentro de los habitantes de la comunidad.  En el caso de Colombia, es un ritual el ofrecer un café, al que se le llama "tinto", a cualquier visitante a su hogar o lugar de trabajo. Es a partir del café de donde surge la conversación, y el ofrecimiento de la bebida constituye una señal de que el visitante es bienvenido y puede quedarse a departir.

En el siglo XVIII, en el contexto de la Revolución Industrial, y en especial en el siglo XIX, se generaron los mayores avances en la elaboración del café debido al auge de métodos mecánicos de tueste, molienda y preparación. A principios del siglo XX se desarrollaron también métodos de conservación y empaque. Entre los múltiples inventos patentados en la época se registran, por ejemplo, el café soluble y el empaque al vacío para café. Estos avances permitieron que se desarrollara lo que puede denominarse la segunda ola de la expansión del consumo, la más importante por su volumen.

Asimismo, las preparaciones de café varían de acuerdo con la costumbre, y modos de preparación. En el Norte de Europa, Norteamérica, Centro y Suramérica se tiende a beber un  café más diluido, en tanto que en otras regiones la bebida tiende a ser más concentrada. La calidad del café y su origen son fundamentales para obtener una bebida óptima para los diferentes tipos de preparación (ver consumiendo Café Colombiano).

Día a día en el mundo entero, el café se posiciona más como un producto indispensable en la buena mesa ya sea para cerrar una cena, un sencillo "café", o presentado en diversas y deliciosas recetas. En el prestigioso sector gastronómico se ha creado gran conciencia de la importancia del café, no sólo al reconocer sus virtudes y bondades como ingrediente en la cocina. Si tiene interés en productos que utilizan café como ingrediente, visite nuestra sección recetas con café

Share

© Federación Nacional de Cafeteros de Colombia 2010 Términos y Condiciones Sala de Prensa English Version Servicios en línea Versión Móvil