InicioHome » Sobre el café » Mucho más que una bebida » Café y Medio Ambiente

Café y Medio Ambiente

Pocos cultivos reciben tanta atención respecto a su relación con el medio ambiente como el café. El hecho de ser producido en zonas tropicales y subtropicales, de ser un producto Norte-Sur desde el punto de vista de su consumo y producción,  de ser asociado con ocasiones de consumo frecuentes  y de ser además una bebida  asociada con la interacción social, hace del café un producto que genera interés y motivo de conversación en muchos ámbitos. Uno de los ámbitos de interés en torno al producto es su impacto en el medio ambiente.

Es por estas razones que el efecto de la producción de café sobre la biodiversidad es un tema que en la última década ha recibido una enorme atención desde el punto de vista científico (ya se han producido centenas de artículos científicos sobre el tema); desde el punto de vista de la conservación (es tema casi obligatorio en simposios internacionales) y desde el punto de vista de la huella ambiental que genera la industria (incluyendo los procesos de producción, procesamiento y distribución) a nivel mundial. En este momento, se podría decir que los miembros de la industria vinculados a la producción de café están liderando cambios en la búsqueda de sistemas de producción agrícola que sean ambientalmente sostenibles y amigables con la biodiversidad. Debido a que continuamente se le está exigiendo  altos estándares de sostenibilidad ambiental en el ámbito de la producción,   el café es uno de los productos donde más esfuerzos existen para adaptar sus tecnologías de producción para reducir su impacto ambiental. Por otra parte, las actividades de la industria del café relacionadas con su procesamiento, tostión y distribución también han comenzado a evaluar su propio impacto en el medio ambiente.

Es conveniente resaltar que para hacer análisis válidos sobre la problemática de la producción de café y su impacto en el medio ambiente es necesario tener en cuenta la gran diversidad de países productores de café y de las diferentes zonas productoras de dichos países. Los retos y efectos ambientales de producir café en el Norte de Brasil, en el Sur de México, en Costa de Marfil o en Vietnam son muy diferentes, por lo que es muy difícil hacer generalizaciones. En estas zonas la calidad de los suelos puede ser muy variable, así como la disponibilidad de agua para las plantaciones. Es así como en Vietnam, por ejemplo, es necesario aplicar fertilizantes a las plantaciones de café en una proporción mucho mayor que en otros países donde se siembra café en suelos de origen volcánico. Asimismo, en las zonas del Norte de Brasil es frecuente observar como, dada la reducida disponibilidad hídrica,  los productores deben extraer agua del subsuelo para regar sus plantaciones, lo que evidentemente contrasta con los altísimos niveles de precipitación que se observan en las regiones productoras de café de los Andes tropicales.

Otro importante elemento asociado con la oferta ambiental es el número de horas de radiación solar promedio al año. Regiones con un mayor número de días de sol al año puede requerir, para algunas especies de café arábico, la necesidad de un sistema de cultivo bajo la sombra protectora de otras especies vegetales, en tanto que aquellas con un alto número de días al año de cobertura nubosa generalmente  son más húmedas, y la sombra incrementaría los índices de humedad.  En la medida en que los índices de humedad relativa están claramente correlacionados con la presencia de hongos y otro tipo de enfermedades, las decisiones sobre qué tipo de sistema de producción están con frecuencia determinadas por la oferta ambiental. Es por esta razón que los ecosistemas particulares de ciertas zonas y regiones  generan incentivos  o imponen limitaciones para la producción de café a plena exposición solar o de  café con sombrío de otras especies, razón por la cual es difícil hacer generalizaciones sobre la viabilidad económica de imponer sistemas de producción en diferentes regiones.

El tema del café y su impacto en la conservación de los suelos  es también un elemento importante a considerar en los cultivos. En las zonas del mundo donde se produce café de alta montaña, en alturas que pueden alcanzan hasta los 2000 m.s.n.m., el café es cultivado en pendientes que pueden ser muy pronunciadas y muy vulnerables a fenómenos de erosión. La capacidad de mantener los suelos con técnicas apropiadas de cultivo se vuelve en estas condiciones fundamental para asegurar la sostenibilidad del cultivo y del entorno productivo.

Como en todos los cultivos modernos, el mantenimiento de las fuentes de agua y de la biodiversidad es otra de las variables a tener en cuenta alrededor del tema del café y el medio ambiente.  El desarrollo de programas de reforestación, de reducción en el uso de agua para los procesos de post cosecha o de conservación de fuentes de agua debe ser una prioridad a la que el cultivo del café no es ajeno. Asimismo, y en la medida en que los cultivos de café se desarrollan en zonas tropicales, el cultivo comercial de esta rubiácea tiene lugar en zonas donde se origina un altísimo número de especies vegetales y animales. En estos paraísos de biodiversidad  el reto es que los cultivos no afecten el hábitat de esas especies y que los productores desarrollen prácticas que favorezcan la conservación de las mismas. 

También es necesario mencionar que es imposible separar el impacto ambiental del cultivo del café de su impacto social. Uno de los peores escenarios, desde el punto de vista de conservación de suelos, fuentes de agua y biodiversidad, es forzar cambios abruptos en las prácticas de producción de café que reduzcan la rentabilidad del cultivo y que generen incentivos para cultivar otros productos. Los pequeños productores de regiones especialmente vulnerables se ven obligados con frecuencia a contemplar alternativas como la ganadería o la sustitución por cultivos cuyo impacto puede ser mucho más negativo para el medio ambiente que los cultivos de café sin certificación ambiental. Para generar cambios graduales y positivos en las formas de producción de café es entonces indispensable que el concepto de sostenibilidad ambiental considere y valore la oferta ambiental de las diferentes regiones, evalúe su aporte teniendo en cuenta el de los cultivos o actividades alternativas, reconozca el aporte a la conservación que hacen los productores en el precio de su producto, y genere los incentivos necesarios para  alcanzar la sostenibilidad económica del cultivo.

Otro de los temas a tener en cuenta en la relación entre el café y el medio ambiente es el impacto ambiental de los procesos de industrialización y distribución del producto final. Desafortunadamente este es uno de los temas que menos se ha explorado en la literatura, y sólo recientemente se han observado iniciativas por medir la huella de carbono de estos procesos con diferentes metodologías. La industria del café seguramente demostrará su liderazgo en estos temas cuando logre acordar y socializar una metodología que contemple la medición de la huella de carbono de todos los procesos, incluyendo aquellos relacionados  con el cultivo y el procesamiento inicial del café.

Es claro que el análisis y el conocimiento científico elaborado sobre la producción de café y su efecto en el medio ambiente en diferentes regiones es una de las actividades prioritarias a desarrollar para evitar caer en generalizaciones inconvenientes. Estas líneas de investigación son consideradas como una gran oportunidad para conocer detalladamente los ecosistemas, y oferta ambiental particulares y optimizar la interacción entre el café y su medio ambiente específico. De esta forma se evita caer en escenarios donde los programas de certificación diseñados para un lugar son aplicados indiscriminadamente en otras zonas de producción, y se destaca ante el consumidor la importancia del origen y los programas de garantía de origen. Uno de los objetivos de los programas de sostenibilidad en acción que tienen que ver con el medio ambiente es precisamente el de desarrollar un conocimiento científico elaborado sobre el impacto de la producción de café en cada una de las regiones productoras de Café de Colombia. Esta búsqueda de analizar y conocer científicamente el impacto de la producción de café en la naturaleza seguramente adquirirá cada vez más importancia y reconocimiento a nivel global e influenciará los patrones de consumo, la forma de producir café y otros productos en el mundo.

En suma, se puede concluir que la relación del café con el medio ambiente es compleja, por lo cual se debe tener en cuenta no sólo lo que ocurre a nivel del cultivo sino los procesos de transporte, procesamiento industrial y distribución. Asimismo, aislar del análisis los elementos asociados entre el medio ambiente y la viabilidad económica del cultivo, puede generar efectos no deseados, como la sustitución de los cultivos de café por otras actividades económicas que pueden tener efectos nefastos sobre la conservación de los ecosistemas de centenares de regiones en el mundo. 

Share

© Federación Nacional de Cafeteros de Colombia 2010 Términos y Condiciones Sala de Prensa English Version Servicios en línea Versión Móvil