InicioHome » Programa 100% » Descripción del Programa

Descripción del Programa

En esta sección encontrará los elementos esenciales del Programa 100% Colombiano. El Programa no sólo ofrece una visión filosófica sobre un producto de origen, sino también una estructura de control de calidad, una comunicación permanente a consumidores, herramientas de coordinación con industriales del café en todo el mundo. Para ganar la confianza y la lealtad de clientes y consumidores no sólo hemos desarrollado instrumentos de defensa y protección de la calidad, sino que hemos convertido el Programa 100% Café de Colombia en un símbolo de asociación y respeto entre productores, clientes y consumidores del café colombiano.

 

Nuestra Visión sobre la Importancia del Origen

Estamos convencidos sobre la necesidad de que los esfuerzos por producir un café de calidad superior sean reconocidos por clientes y consumidores. Una mezcla de granos de diferentes orígenes, que no identifica o que disfraza el origen verdadero del café, no permite compensar el esfuerzo de los productores de la tierra del café. Es por esta razón que queremos destacar ante el mundo que el origen sí importa, y que tanto clientes como consumidores no sólo deben conocer el producto que compran, desde el punto de vista de sus atributos de calidad sino también, desde el punto de vista de la filosofía y el compromiso con el que fue producido.

El Programa 100% colombiano busca destacar ante consumidores sofisticados cómo un café sobresaliente, que se produce gracias a la unión y al capital social que han construido  más de 563.000 familias colombianas que producen su grano en la  tierra del café, tiene una garantía de autenticidad que ningún otro producto puede replicar. Su objetivo es facilitar la comercialización y promoción de tostadores y marcas que pertenecen al Programa, además de utilizar café  100% Colombiano para poder acceder a nuevos canales de venta y a los mayores precios por los que están dispuestos a pagar consumidores exigentes, quienes conocen y valoran nuestros programas de Sostenibilidad en Acción y nuestra filosofía.  

Para lograr su objetivo, el Programa 100% Colombiano ha posicionado el Café de Colombia y el Logo Café de Colombia como un símbolo de calidad y compromiso, de valores comunes que han creado una filosofía y una visión sobre la importancia del origen como elemento de diferenciación, autenticidad y compromiso con el bienestar del consumidor y del productor de café.

Alcanzar este reconocimiento y, convertirse a su vez en un referente mundial, no es una tarea fácil. Es el resultado de un esfuerzo de más de 80 años de la Federación Nacional de Cafeteros  dirigido a respaldar un producto, el Café de Colombia, desde la semilla hasta la taza. Este esfuerzo no sólo incluye tareas de investigación y apoyo a más de 563,000 familias productoras de café, sino la revisión y evaluación de la calidad en diferentes puntos de la cadena productiva, incluyendo el análisis de los empaques y la calidad del producto presentado al consumidor.

Los clientes internacionales y las marcas de café colombiano que están aliados con los productores colombianos  para realzar la importancia del origen y del esfuerzo de la gente del café, llevan con sus marcas el Logo Café de Colombia como un símbolo de esta unión de intereses y valores.  Este Logo se utiliza con base en una autorización explícita que surge de un contrato de licencia de marca ingrediente, bajo el cual los cafeteros de Colombia autorizan a los dueños de marcas de café a utilizar su Logo representativo de Juan Valdez®, si prometen respetar la autenticidad y los valores asociados con el Café de Colombia. A su vez los productores, representados por su Federación, se comprometen a mantener los controles de calidad necesarios, y a comunicar a los consumidores y procesadores las ventajas asociadas con un producto de calidad superior.

 

El control de calidad del producto

Desde el año 1927 la Federación Nacional de Cafeteros  comenzó a trabajar para garantizar un respaldo al Café de Colombia. Desde 1932 se implementaron las primeras regulaciones de calidad en torno a la exportación de café colombiano, estableciendo calidades mínimas para su exportación. De esta forma se buscaba que el café que se  identificara como colombiano entre importadores, tostadores y consumidores, cumpliera ciertos requisitos en cuanto a su calidad, para que ésta fuera consistente con la publicidad e imagen del café colombiano.

Desde el año 2005 se comenzó a implementar una política de Indicaciones Geográficas/Denominación de Origen que consolidó las regulaciones existentes con el fin de garantizar el verdadero origen del producto.  Adicionalmente, con una red de laboratorios en Colombia y en el exterior, se verifica que las marcas de  café 100% Colombiano presentadas al consumidor como Café de Colombia, efectivamente procedan de Colombia y premien de manera justa el  esfuerzo de los productores colombianos por producir un café de calidad superior.

Además de los programas de muestreo, mediante los cuales se analizan cerca de 2,000 marcas al año comercializadas en todos los continentes, se han desarrollado las técnicas de análisis necesarias para detectar fraudes y optimizar la estrategia de defensa legal de los derechos de los productores colombianos de café. De esta manera se evita que marcas de clientes no pertenecientes al Programa abusen de la reputación alcanzada por el café colombiano presentando al público  mezclas de otros orígenes como si proveniesen de Colombia. Estas tecnologías se utilizan en casos específicos y han permitido incluso  diferenciar cafés de diferentes zonas de Colombia, optimizando así la capacidad de verificación de origen de los productores colombianos.

 

Comunicando a los consumidores sobre las ventajas del café colombiano

Desde comienzos de la década de 1960, la  Federación Nacional de Cafeteros  lanzó su primera campaña publicitaria dirigida al consumidor final, introduciendo a Juan Valdez® como el personaje representativo del cafetero colombiano. Los cafeteros, respaldados por la marca Juan Valdez, conscientemente, dedican su vida a producir un café de alta calidad,  gracias no sólo a su arduo trabajo, a su dedicación y a la tradición,  sino a las condiciones propias de la tierra del café. Mediante este esfuerzo, financiado por los productores de Café de Colombia, los consumidores comenzaron a entender que no todo el café era igual, y que la calidad del grano estaba intrínsecamente atada al origen y a las condiciones de producción.

De esta manera, los consumidores del mundo comenzaron a demandar café de mayor calidad - café colombiano - y se dieron los primeros pasos para facilitar la comercialización por parte de tostadores y marcas 100% Colombiano. Gracias a este esfuerzo, la imagen y el reconocimiento del café colombiano se transformaron significativamente en los principales centros de consumo del mundo. Es así como en el año 1959, por ejemplo, sólo un 4% de los consumidores norteamericanos reconocían a Colombia como un país productor de café, en tanto que en la década de los 90 y comienzos del siglo XXI este porcentaje superó el 85%. Otros indicadores de identificación del café colombiano como el mejor, también superaron porcentajes del orden del 55% en los últimos años en diversos países.

Continuamente, la Federación de Cafeteros de Colombia ha orientado sus campañas publicitarias a satisfacer el interés de consumidores inteligentes e inquisitivos, convirtiendo el Café de Colombia en un referente mundial. Es así como desde los años 1960 y 1979, se buscó educar al consumidor sobre los beneficios y atributos del café colombiano. Durante la década de  1980 se lanzó el Logo Café de Colombia, que busca facilitar la ubicación de las marcas de café 100% Colombiano y demostrar el respaldo de los productores colombianos a las marcas de aquellos  clientes comprometidos con la calidad, el trabajo duro y el respeto por la labor realizada en las plantaciones colombianas de café. Las campañas de aquella época estuvieron concentradas en ilustraciones de extrema demanda en escenarios cómicos y sofisticados. Por ejemplo, aviones, trenes y automóviles giraban 180º para poder conseguir Café de Colombia. Esta campaña, que ganó numerosos premios de la industria, incluyendo Effies, CLIOs y ADDIs, describió al Café de Colombia de manera muy positiva, proyectando al Logo de Café de Colombia como una  marca muy conocida, y  realzando su imagen.

Los años 90 marcaron la introducción y el surgimiento de los cafés bares de espresso (espresso bars), que trajeron consigo una nueva generación de jóvenes consumidores de café. El Café de Colombia se dirigió a ellos con una campaña gráfica en la que Juan Valdez "Saborea la vida" o se divierte con diferentes aventuras y deportes riesgosos, incluyendo la promoción y apoyo a deportes y a deportistas, estrategia que aun se mantiene. A partir del  siglo XXI se desarrolló una estrategia que busca acercar al consumidor a la experiencia del café colombiano, que incorpora no sólo los medios masivos tradicionales, sino  el posicionamiento del café colombiano en diferentes ocasiones de consumo. Es en este contexto que se lanzó el concepto de tiendas Juan Valdez en el año 2002.

Si quiere conocer más sobre nuestras diversas campañas y sobre las redes sociales vinculadas al café colombiano, por favor visite nuestra sección un referente mundial, o la página Juan Valdez y la página 100porcientocafedecolombia.

 

La Coordinación con Tostadores y dueños de Marcas

La Federación Nacional de Cafeteros mantiene relaciones con tostadores en todos los continentes donde se comercializa café colombiano. La base de esta relación es la firma de contratos de Licencia de Marca en los cuales se autoriza a los dueños de las marcas a utilizar el Logo Café de Colombia. Bajo dicho contrato de licencia los tostadores se comprometen a reportar sus compras de café colombiano, a actualizar las marcas de café 100% Colombiano comercializadas, a enviar muestras de las mismas para análisis de calidad, y actualizar a la Federación de Cafeteros de Colombia, como representante de los cafeteros colombianos, la evolución de sus marcas 100% colombianas.

Para facilitar el uso y la relación con los aliados en la comercialización de café 100% Colombiano se ha diseñado una extranet, colombiancoffee.net, donde los tostadores y marcas que pertenecen al Programa 100% Colombiano pueden acceder a toda la información relevante y disponible sobre sus marcas registradas en el Programa.

 

La Defensa y la Protección de la Calidad para ganar la Confianza del Consumidor

Los productores colombianos de café utilizan una variedad de medios para llevar un producto diferente y de calidad superior al consumidor. El Café de Colombia se distingue por tener, desde 1927, una política de respaldo al producto, que se origina en la investigación desarrollada por Cenicafé. Además se mantiene un apoyo permanente a los productores, se realizan controles en los diferentes eslabones de la cadena de comercialización, en la aprobación de la calidad de cada lote de exportación, y en los programas de muestreo y verificación de origen de muestras recolectadas en todos los continentes. Los productores colombianos, representados por su Federación  son conscientes de que la lealtad del consumidor se gana desde la semilla del café,  con el esfuerzo diario y el arduo trabajo realizado en sus pequeñas fincas cafeteras, y con el desarrollo de instrumentos de garantía de origen.

Para contar con los instrumentos necesarios para defender el origen del café y evitar que terceros se aprovechen injustamente de la reputación alcanzada por el café colombiano en el mundo, el Café de Colombia utiliza una variedad de instrumentos legales y de propiedad intelectual. En primer lugar,  se ha adelantado una sofisticada estrategia de Indicaciones Geográficas/Denominación de Origen para garantizar   el rastreo y la autenticidad del café colombiano.

Adicionalmente, el Programa 100% Colombiano facilita el acceso al Logo Café de Colombia como marca ingrediente. Una marca ingrediente se utiliza para respaldar un producto de un tercero y darle confianza al consumidor sobre la calidad del ingrediente usado, y sobre los valores y el respeto por quien provee dicho ingrediente. De manera similar a lo que comunica la marca ingrediente Intel Inside para un computador u ordenador Dell, el Logo Café de Colombia respalda a aquellas marcas de café 100% Colombiano que no sólo están comprometidas con la calidad sino que, además, conocen y respetan los esfuerzos de los cafeteros colombianos para producir un café de calidad superior. Mediante contratos de licenciamiento de marca ingrediente los tostadores y marcas que pertenecen al Programa  se acogen a los principios éticos y al respeto por la calidad que caracterizan el café colombiano y a quienes lo producen y comercializan.

Como un esfuerzo adicional de control del Programa 100% Café de Colombia,  la toma de muestras para análisis en los diferentes mercados ofrece a los clientes de todos los continentes la posibilidad de utilizar el Logo Café de Colombia como garantía de calidad y como símbolo de alianza con los productores colombianos de café. Esto es posible si los tostadores y marcas que pertenecen al Programa están dispuestos a enviar para evaluación sus marcas 100% Colombiano, a hacer revisiones de los empaques y a asegurar y permitir verificar que los volúmenes comercializados corresponden con sus compras de café colombiano.

 

Un símbolo de asociación y respeto entre productores, clientes  y consumidores

Con el paso de los años, los productores colombianos han desarrollado un creciente  Patrimonio Marcario alrededor de la emblemática figura de Juan Valdez, un personaje amable, familiar que pone lo mejor de sí mismo para representar la producción de un café de calidad superior. Las marca Juan Valdez y la marca ingrediente Logo Café de Colombia, que refleja su figura y la de su mula Conchita, demuestran que hay un gran esfuerzo asociativo y de compromiso detrás del Café de Colombia. Se trata de un esfuerzo y una organización, que actualmente es una de las ONG rurales más grandes del mundo, y  que clientes y consumidores inquisitivos valoran y reconocen como excepcionales.

Es por ello que los tostadores y marcas que pertenecen al Programa 100% Colombiano  conocen que detrás del café colombiano hay mucho más que calidad del producto. Saben que detrás del Café de Colombia existen programas de Sostenibilidad en Acción,  una política de  transparencia dirigida a favorecer los intereses del productor, un compromiso de largo plazo y comunidades Café de Colombia en las diferentes redes sociales. Los miembros del Programa son conscientes de que el consumidor tiene derecho a saber de dónde viene su café, cómo fue producido, la relación entre el origen y su calidad, y los compromisos éticos asociados con su comercialización. El Programa 100% Colombiano es una iniciativa de los productores que no es impuesta por terceros, y que les da voz y establece una relación respetuosa que dista mucho de ser paternalista, entre todos los miembros de la industria y los consumidores. 

Share

© Federación Nacional de Cafeteros de Colombia 2010 Términos y Condiciones Sala de Prensa English Version Servicios en línea Versión Móvil