Edición 40

El futuro de la sostenibilidad en la caficultura es responsabilidad de todos

Abril de 2019

Editorial

El futuro de la sostenibilidad en la caficultura es responsabilidad de todos

Nunca podremos afirmar que somos una industria completamente sostenible a menos que nos preocupemos por el sustento y el bienestar de las familias cafeteras a partir del ingreso que reciben.


Como Federación Nacional de Cafeteros (FNC), representamos a más de 540 mil familias que se dedican al cultivo del café en Colombia, columna vertebral de nuestra economía por muchos años y producto del cual derivan su sustento más de 2 millones de personas.

Además el café se produce en muchos otros países, en los cuales 25 millones de personas derivan su sustento del cultivo del grano.

Hoy en día los bajos precios del café amenazan la sostenibilidad de estas familias. En los últimos tres años hemos estado diciendo al mundo que necesitamos abordar adecuadamente la sostenibilidad, que como sabemos tiene tres dimensiones: económica, social y ambiental.

Todo mundo se preocupa por lo ambiental, por supuesto: la madre naturaleza, el agua, la flora y la fauna. En la parte social: equidad de género, no al trabajo infantil, educación, salud y oportunidades para las familias. Pero nadie habla de la parte económica de esta ecuación. De modo que tenemos una mesa de tres patas en la que una es más corta que las otras dos, y sabemos que una mesa así no se sostiene.

Así que nunca podremos afirmar que somos una industria completamente sostenible a menos que nos preocupemos por el sustento y el bienestar de las familias cafeteras a partir del ingreso que reciben.

En los últimos 27 meses los precios del café han estado cayendo sistemáticamente en la Bolsa de Nueva York. Sí, hay más café en el mercado, producido en Brasil, el mayor exportador mundial, pero hemos visto también más inversionistas vendiendo futuros en la bolsa y acentuando la caída.

Los precios actuales no cubren el costo de producir café, no sólo en Colombia, sino en muchos de los países productores de arábigos suaves lavados. Por lo tanto, llegó el momento de que Colombia decida si seguir tomando como referencia el precio del Contrato C en la bolsa o cambiar la forma de vender nuestro café tomando en cuenta el costo de producirlo.

Es lo que pensamos hoy en día e invitamos a la industria y a los consumidores a unírsenos y a pagar el precio justo por nuestro café. Y entonces todos podremos asegurar que somos una cadena responsable y sostenible en todos sus eslabones, incluido el más débil: el productor. El futuro de la sostenibilidad en la caficultura es responsabilidad de todos.

Por Roberto Vélez Vallejo
Gerente General de la FNC


Lo invitamos a conocer más de nuestra familia cafetera visitando las secciones de DETRÁS DEL CAFÉ DE COLOMBIA que se encuentran en la parte superior de esta página