Edición 38

‘Con el programa de microlotes, FNC me ha ayudado a elevar mi rentabilidad’

Diciembre de 2018

Producto e Innovación

‘Con el programa de microlotes, FNC me ha ayudado a elevar mi rentabilidad’

En 2018, el Programa de Microlotes ha dado acceso a más de 250 productores de 19 departamentos a mercados de alto valor mediante la comercialización de 222 microlotes, quienes han recibido en promedio $2,4 millones por cada carga de café pergamino vendida.


A sus 32 años de edad, y como entusiasta empresario cafetero, Óscar Hernández ha tenido el coraje y el empuje de continuar el legado de su padre.

Su finca Los Nogales, en Pitalito, Huila, está ubicada a 1750 m sobre el nivel del mar, y en ella produce sobre todo café variedad Castillo y Colombia: alrededor de 22 cargas por hectárea al año.

Apostando por la producción de café de la más alta calidad, con el respaldo de la Federación, su café llega a importantes clientes en Japón, y por iniciativa propia también a Suiza.

Y lo que este joven cafetero más valora de trabajar con Federación es la transparencia y honestidad con que le liquidan su café, lo que a su vez le permite elevar su rentabilidad. “Los números lo dicen”, redondea.

“Con Federación lo que me ha gustado es la transparencia en la comercialización: nos hace entrega de los recursos a partir de la información del precio de venta y de los costos en los que incurrió en la exportación”, cuenta.

“Por otro lado la logística, la posibilidad de entregar el café en las cooperativas, en el mismo Almacafé, facilita mucho las cosas”, anota.

Óscar reconoce que apostar por la calidad requiere inversión, tanto en tiempo como en mano de obra, pero estos costos adicionales se ven recompensados con mejores ingresos, además de que se puede alcanzar estabilidad frente a la volatilidad del precio del café estándar, lo que a su vez permite planear mejor a futuro en la finca y la empresa cafetera.

En 2018, el Programa de Microlotes de la Federación se ha fortalecido como canal de negocio al servicio de los caficultores para acceder a mercados diferenciados de alto valor soportados en la calidad del café.

Si bien en términos de volumen la participación es baja en comparación con el total de exportaciones de la FNC, estos volúmenes están creciendo. La diversificación tanto de clientes como de nichos de mercado diferenciados que atiende el área de cafés especiales hace de este Programa de Microlotes un eje estratégico para la actividad exportadora de la FNC y el posicionamiento del café de Colombia a nivel mundial como origen de calidad superior.

El Programa de Microlotes se apalanca en un modelo de negocio en el que se buscan generar relaciones a largo plazo entre clientes y caficultores, lo que genera mayor rentabilidad al productor. La FNC, al comercializar cafés especiales, conecta a ambas partes, reconociendo al caficultor los márgenes percibidos en la exportación, tomando como referencia los precios negociados por el café de Colombia en este segmento, de modo que no sólo se garantiza al consumidor el mejor café del mundo, sino también la sostenibilidad de la producción de café de alta calidad.

Desde 2010, como parte del Programa, se han exportado más de 20.000 sacos de café de 60 kg con destino a 25 países, oferta concentrada en más de 100 clientes que hacen parte del nicho de mercado cafetero más especializado y exigente en términos de calidad.

Ventas de microlotes


Este año, la dinámica comercial de este canal de negocio ha entregado reliquidaciones directas a los productores que superan los $1.327 millones. Y desde 2010, el programa ha reliquidado $6.338 millones. El precio total promedio pagado por carga por los microlotes reliquidados en 2018 ha sido de $2,4 millones.

El Programa de Microlotes trabaja ya con 19 departamentos a nivel nacional, lo que le ha dado mayor diversidad.

Jornadas de compra por perfil de taza, una apuesta innovadora

En una apuesta innovadora, la Gerencia Comercial desarrolla un mecanismo de compra de cafés diferenciados en taza que permita generar un volumen de inventario de cafés especiales de alta calidad. Con esta estrategia, el equipo de ventas conoce la calidad del café y puede ofrecerlo dependiendo del perfil y las preferencias de cada cliente y mercado.

Para la compra por taza a nivel nacional se emplean dos mecanismos. El primero se da cuando las cooperativas o grupos asociativos tienen un volumen significativo de inventario que ofrecer. El equipo de cafés especiales, con un analista de calidad de Almacafé, visita el punto de compra para evaluar los cafés y autorizar la compra de los que cumplan con las condiciones de calidad requeridas. Este ejercicio ha permitido un acercamiento con caficultores y reconocer la calidad del café de cada zona, permitiendo identificar otros proyectos de cafés especiales que busquen un determinado perfil.

El segundo mecanismo de compra se basa en las evaluaciones de Almacafé a nivel nacional: el caficultor, grupo y/o cooperativa interesado en vender su café para el programa de Cafés Especiales envía una muestra del lote a ofertar. Si el café es aceptado, se ofrece un sobreprecio dependiendo de la calidad en taza; a septiembre se han evaluado muestras en Almacafé Soacha, Tuluá, Popayán, Ibagué y Neiva.


Lo invitamos a conocer más de nuestra familia cafetera visitando las secciones de DETRÁS DEL CAFÉ DE COLOMBIA que se encuentran en la parte superior de esta página