Edición No 30

Panorama actual y tendencia de la producción cafetera en Colombia.

Marzo de 2013

EN ESTA EDICIÓN

Panorama actual y tendencia de la producción cafetera en Colombia.
Todos los indicadores revelan que para el 2013 se recuperará de manera significativa la producción cafetera colombiana soportada en una estructura productiva tecnificada y mejor preparada para enfrentar la variabilidad climática en los años siguientes.




Desde 2009, la caficultura colombiana emprendió múltiples acciones para generar cambios en su estructura productiva. Los ataques de roya ocasionados por la variabilidad climática generaron la necesidad de implementar amplios programas a nivel nacional que involucraron acceso al crédito, incentivos, producción y distribución de semilla certificada, prestación de servicios de asistencia técnica, entre otros, los cuales hicieron posible, con el liderazgo de la Federación, que para comienzos del 2013 el 94% de la caficultura esté tecnificada y el 54% corresponda a cafetales jóvenes y resistentes a la roya.

Varios factores ocasionaron la caída de la producción: 1.- el cambio en los patrones climáticos  (El Niño y La Niña). 2.- El alza del precio de los fertilizantes producto del incremento en los precios del petróleo, que afectó la fertilización en 2008- 2009. 3.- Como consecuencia de los anteriores, un incremento en la infección por roya en los años 2009 y 2010, que hoy está totalmente controlada (5,3%) gracias en buena medida al desarrollo de las variedades resistentes de última generación por Cenicafé , el centro de investigaciones de la Federación Nacional de Cafeteros y las acciones implementadas por más de 1,500 extensionistas (técnicos agrícolas) de la Federación y 4.- El proceso de renovación, que disminuyó el área en edad productiva al retirar 234 mil hectáreas de cafetales durante los últimos dos años. Estos cafetales se incorporarán progresivamente a la producción en 2013 y 2014. 

Los sucesos de las últimas semanas:

La disminución en la producción, sumada a la caída del precio internacional del café en la bolsa de Nueva York (32% en los últimos 12 meses) y la apreciación de la tasa de cambio en Colombia (8% en los últimos 12 meses), pusieron una gran presión en la rentabilidad del cultivo (e.g. una carga de café de 125 kilos por la que un cafetero recibía a precios de mercado $ 826 mil en febrero de 2012, valía en febrero de 2013 $504 mil). Esta coyuntura explica en buena medida los sucesos de las últimas semanas, en la que productores en algunos puntos del país protestaron para obtener del gobierno mayor apoyo económico para enfrentar la actual coyuntura.

El significativo apoyo que recibieron los productores, cuyo valor supera los 400 millones de dólares debe ser transparente desde el punto de vista de los compradores, como lo ha venido siendo hasta el momento. Este subsidio, en ningún momento afectará el precio al cual se transa el café colombiano con destino a las exportaciones.

Este apoyo, que indica la importancia social y económica del café en Colombia (560,000 familias cafeteras, 25% del empleo rural y 16% del PIB agrícola) y el compromiso del Estado colombiano con el café como pieza fundamental del tejido social  y como negocio para el país, es un aporte clave para la sostenibilidad del cultivo en un escenario adverso de precios domésticos. Además, llega en un momento muy importante para las fertilizaciones, necesarias para optimizar la productividad. De esta forma los cambios en esta etapa, (que empezaron a verse desde inicios del año), ubican al segundo semestre del presente año como punto de consolidación con la entrada en producción de las nuevas plantaciones.

Producción global de cafés suaves

La situación de Colombia caracterizada por el incremento de la producción, contrasta con la de otros importantes productores de café arabico suave. En la actualidad estos países se encuentran en una situación comparable a la de Colombia en el 2009, pero con serias limitaciones para implementar lo que Colombia ha podido hacer en los últimos años. Muchos de estos países están también obligados a renovar y cambiar sus cultivos para adaptarlos a las nuevas condiciones, enfrentándose a retos complejos de implementación en términos de disponibilidad de semillas y variedades de alta calidad y de última generación, de asistencia técnica y líneas de crédito entre otros componentes claves para un programa de reconversión. El reto será aun más complejo si se tiene en cuenta que se debe comenzar en un ciclo de precios bajos. Esta circunstancia, tendrá profundas implicaciones en la disponibilidad de cafés suaves centroamericanos no solo durante el presente año cafetero, sino con mayor rigor para el año cafetero 2013/2014.

El liderazgo de la Federación, el compromiso de sus caficultores y el apoyo estatal han sido claves para la transformación de la caficultura colombiana.  El comportamiento negativo de los precios y la presión adicional derivada de una moneda revaluada, generaron descontentos que fueron atendidos por el gobierno colombiano. Aún en medio de sus dificultades Colombia le apuesta al café y seguirá siendo un proveedor confiable, estable y de calidad para los mercados internacionales.

Colombia recorrió ese camino durante los últimos tres años. Ahora está mejor preparada para atender los mercados con sus volúmenes tradicionales y con el mismo compromiso de generar valor agregado a productores y miembros del Programa 100%.



Lo invitamos a conocer más de nuestra familia cafetera visitando las secciones de CAFÉ DE COLOMBIA AL 100% que se encuentran en la parte superior de esta página