Edición No 30

Compradores de Japón se gradúan en Colombia en control de calidad de cafés suaves

Abril de 2016

DESTACADO 100%

Compradores de Japón se gradúan en Colombia en control de calidad de cafés suaves
Siete invitados de las principales compañías de café asistieron al Curso de Formación en Control de Calidad de Cafés Suaves. El haber visitado tres fincas cafeteras en Huila les permitió además conocer el origen de la semilla a la taza y constatar la gran variedad de cafés regionales.

Asuki Saito, de la compañía Ishimitsu & Co., es uno de los siete japoneses, de diferentes empresas, que recientemente visitaron Colombia para asistir, durante dos semanas, al XII Curso Internacional de Formación para Especialistas en Control de Calidad de Cafés Suaves, organizado cada año por la Federación Nacional de Cafeteros (FNC) y la Oficina de Calidades de Almacafé, su operador logístico y de control de calidad.

Y aunque Asuki confiesa que personalmente no era muy amante del café, terminó el curso no sólo conociendo más sobre todo lo que hay detrás del origen colombiano, sino que además reconoce que tendrá mejores argumentos de venta, “palabras que convenzan”, para ofrecer a sus clientes Café de Colombia.

“Es una oportunidad de conocer más de cerca el café desde diferentes ángulos”, dice. “Hay sabores muy diversos. Y al entender cuáles son los atributos del café, puedo explicar al consumidor en Japón que el café no es uno, sino que habrá diferentes cafés que le gustarán a cada uno”, puntualizó.

Tras recibir formación teórica en Bogotá y catar cafés, el grupo tuvo la oportunidad de visitar tres fincas cafeteras en los municipios de Gigante, Timaná y Acevedo, en el departamento de Huila, donde conocieron el proceso completo de producción.

“Miraron la importancia del café, el acompañamiento institucional”, refiere Iván Eduardo Álvarez, coordinador de calidad que los acompañó en el recorrido por tierras huilenses.

El conocer otros eslabones de la institucionalidad cafetera, como el Centro Nacional de Investigaciones de Café (Cenicafé), la Fábrica de Café Liofilizado Buencafé y las bodegas de almacenamiento de Almacafé, les dio también una comprensión más integral de los eslabones de la cadena que contribuyen a preservar y garantizar alta calidad del origen colombiano.

“Siempre había visto el café desde el punto de vista del consumidor, pero al poder conocer qué proceso hay detrás del café que consumimos diariamente, con qué trabajo se produce, la sensación que nos causa conocer ese mundo, ya es diferente”, añade Asuki.

La compañía Ishimitsu & Co. importa café verde y soluble de diferentes países, que comercializa en Japón. Además, tiene una planta de tostión que le permite vender café tostado, en grano o molido, e incluso maquilar café para diferentes marcas japonesas.

Asuki trabaja en control de calidad de la producción de la planta de tostión, así como del inventario del café soluble que importa su empresa. “Pensando en cómo vender mejor al cliente, es muy importante conocer cómo es el país productor, y la pasión y el cariño con que la gente se dedica al cultivo de café”, afirma.

image
Asuki Saito, de la compañía Ishimitsu & Co.


El cuidado con que los caficultores colombianos cultivan, cosechan a mano y procesan el café es otro de los grandes valores diferenciales del café colombiano.

Japón no es sólo uno de los principales compradores de café en el mundo, sino el segundo destino de exportación del café colombiano después de Estados Unidos y el principal destino de las exportaciones de la FNC.

Es un mercado de alto valor agregado, innovador y muy dinámico, que se ha convertido en un socio estratégico de Café de Colombia.
Y cada vez más japoneses, como Asuki, se interesan en la gran diversidad de orígenes que caracteriza al origen colombiano para ofrecerlo a sus propios clientes. “Quiero saber diferenciar diversos orígenes de café colombiano para poder crear ese espacio de negocio”, explica.

Ante un mercado de creciente cultura del café y consumidores más exigentes y sofisticados, los cafés de origen único, como Café de Colombia y sus muy diversos orígenes regionales, son cada vez más relevantes, no sólo para el propio consumidor, sino para las compañías que los venden como productos de alto valor agregado.

Con el fin de consolidar y estrechar la relación con la industria del café en Japón, la FNC ha realizado desde hace 12 años este importante curso, que ha permitido capacitar a casi 160 expertos japoneses, quienes vienen al país a descubrir y aprender vivencialmente qué hay detrás del café de Colombia.



Lo invitamos a conocer más de nuestra familia cafetera visitando las secciones de CAFÉ DE COLOMBIA AL 100% que se encuentran en la parte superior de esta página