Edición No 30

Cómo se transfiere el precio del café a los productores colombianos

Febrero de 2016

DETRÁS DEL CAFÉ DE COLOMBIA

Cómo se transfiere el precio del café a los productores colombianos
El precio interno del café colombiano estándar depende del comportamiento de tres variables de mercado: la cotización en la bolsa de Nueva York, la prima de calidad del café colombiano y la tasa de cambio peso-dólar.

En el cálculo del precio interno que recibe un productor por su café, la Federación Nacional de Cafeteros (FNC) siempre ha sido vista como un modelo de transparencia no sólo en Colombia, sino en muchos países productores de café, a lo que se suma la llamada Garantía de Compra, el bien público más valorado por los caficultores, que les garantiza el mejor precio base del mercado.

Para empezar, la fijación del precio no depende de la FNC, que lo publica a diario, ni de las cooperativas que compran y pagan el café a los productores de contado en puntos cercanos a sus fincas. El precio de compra de la carga de café pergamino seco en pesos colombianos depende del comportamiento tres variables de mercado:

  • Las cotizaciones en la bolsa de Nueva York.
  • La prima de calidad que se reconoce al café colombiano.
  • La tasa de cambio del peso colombiano frente al dólar.

El precio del contrato C de la bolsa de Nueva York es el precio de referencia mundial de los cafés arábigos lavados. Estos precios son volátiles y responden no sólo a factores de oferta y demanda, sino a la actividad de agentes especuladores en los mercados financieros. Este es el principal indicador del precio del café a nivel global.

La prima de calidad, como su nombre lo indica, reconoce la calidad, reputación y disponibilidad relativa del café colombiano frente a otros orígenes.

A la suma de estas dos variables se resta la llamada “contribución cafetera”, de 6 centavos de dólar por libra, que sirve para financiar bienes y servicios públicos que han dado a la caficultura colombiana su ventaja competitiva en la industria global.

La investigación científica y el desarrollo tecnológico, incluido el desarrollo de variedades resistentes a enfermedades como la roya, del Centro Nacional de Investigaciones de Café (Cenicafé); la asistencia técnica que brinda el Servicio de Extensión, principal vehículo de transmisión de conocimiento al productor; la Garantía de Compra; las actividades de promoción comercial y búsqueda de nuevos mercados, que ayuden al productor a escalar en la cadena de valor, y la promoción y defensa del origen colombiano son algunos de los bienes y servicios públicos financiados gracias a la contribución cafetera.

A esta suma del precio internacional y la prima de calidad, menos la contribución cafetera, se aplica la tasa de cambio de cierre diaria del mercado local de divisas peso-dólar.

Por último, se restan costos logísticos y financieros, que son aquellos necesarios para el recibo del café, la trilla, el almacenamiento y los costos de exportación.

Esto arroja un precio interno diario de referencia o precio base publicado, lo que beneficia al productor, ya que los demás exportadores deben reconocerle un precio igual o superior para ser competitivos.

Según registros históricos, cuando un punto de compra de la red de cooperativas ha tenido que cerrar sus puertas, el precio de compra en la zona de influencia ha caído entre 20% y 40%, lo que evidencia la importancia de un precio base garantizado.

Ver infografía

Importantes primas para cafés especiales
Lo anterior ocurre en el caso del precio interno reconocido al café estándar. Pero en el caso de los cafés de valor agregado o especiales (incluidos los sostenibles), se reconocen primas de calidad superiores, pagadas por los propios compradores, dispuestos a reconocer la apuesta y el esfuerzo adicional de los productores por la calidad.

Ejemplos de ello son las primas de calidad reconocidas a los llamados microlotes, que son cafés excepcionales de alta calidad y edición limitada, o cafés que resultan ganadores en importantes concursos, como Taza de la Excelencia, y luego son adquiridos en subasta a precios muy beneficiosos para los productores.

Entre enero y octubre de 2015, gracias a su labor comercial de alto valor agregado, la FNC reconoció a los productores primas de calidad por 17 mil millones de pesos, de los cuales cerca de 5 mil millones correspondieron a reliquidaciones de cafés especiales, incluidos los microlotes, y primas sociales percibidas por cafeteros con fincas certificadas bajo iniciativas de comercio justo. El valor promedio de la prima pagada por cada carga de café especial fue de 4% adicional al precio estándar.

Transferir a los productores, tanto de café estándar como especiales, el mejor precio posible es no sólo uno de los principales atributos diferenciales de Café de Colombia, sino parte de su misión de trabajar por el bienestar de los productores, lo que incluye mejorar su rentabilidad.

Y compartir con los miembros del Programa 100% esta radiografía de los precios transferidos al productor les permitirá tener más claros los valores diferenciales de Café de Colombia de cara a sus propios consumidores y socios comerciales.



Lo invitamos a conocer más de nuestra familia cafetera visitando las secciones de CAFÉ DE COLOMBIA AL 100% que se encuentran en la parte superior de esta página