Edición No 30

¿Cómo impactan El Niño y La Niña la producción de Café de Colombia?

Junio de 2014

100% ACTUALIDAD

¿Cómo impactan El Niño y La Niña la producción de Café de Colombia?
Cuando estos dos fenómenos meteorológicos se presentan, la producción de café en general tiende a variar. Café de Colombia ha adoptado medidas para mitigar sus efectos y garantizar un suministro confiable a nuestros clientes.

El Niño y la Niña son dos fenómenos meteorológicos cuyos efectos sobre la caficultura varían de región en región, pero que en términos generales han elevado o reducido, respectivamente, la producción de café en Colombia en años recientes.

Hay una condición de Niño cuando la temperatura superficial del océano está al menos 0,5°C por encima de su media normal durante tres meses seguidos, mientras que para La Niña el fenómeno es a la inversa: 0,5°C por debajo de la media.

Cuando la Niña, con su exceso de lluvias y nubosidad, aquejó a Colombia entre 2010 y 2011, la producción de café en 2011 y 2012 (años en que sus efectos se sintieron con más fuerza, pues la cosecha depende de la cantidad y calidad de la floración ocho meses atrás) fue de 7,8 y 7,7 millones de sacos respectivamente, muy por debajo de los 11,7 millones de sacos promedio entre 2002 y 2008.

image

La Niña, que se extendió hasta mediados de 2012, afectó las zonas cafeteras con lluvias 28% arriba de la media, brillo solar 16% abajo del promedio y temperatura media inferior en 0,8 ºC; condiciones que afectaron la floración y la productividad del parque cafetero y favorecieron la dispersión del hongo de la roya.

Por el contrario, cuando el Niño se ha presentado, los registros dan cuenta de un aumento en la producción nacional. El Niño aumenta el tiempo seco, favorece las floraciones y las plantas reciben más horas de sol, lo que estimula su productividad. En el segundo semestre de 2006 ocurrió el fenómeno y la producción anual en 2007 aumentó 4,1%, mientras que su ocurrencia en la segunda mitad de 2009 se tradujo en 2010 en un aumento de la producción anual de 14,1%.

“En principio la Niña perjudica más a la caficultura colombiana que el Niño. Sin embargo, sus efectos se deben de analizar regionalmente. En el caso de la Niña, se debe estar atentos en la región central, desde el sur de Antioquia, Caldas, Risaralda, Quindío”, explica Carlos Armando Uribe, Gerente Técnico de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC).

“Con el Niño hay problemas de broca y de déficit hídrico, con consecuencias serias, en regiones como Huila, Cordillera Oriental, Cauca y Nariño”, añade.

Los efectos de La Niña

 

image

Efectos de la Niña en Colombia

 

image

En la zona cafetera, durante la Niña se presenta un aumento en las lluvias de entre 5% y 58% y disminuciones en el brillo solar y la temperatura, pero sus efectos no se pueden generalizar: en regiones con baja lluvia anual (menor a los 1.500 mm), el aumento de lluvia favorece el desarrollo y crecimiento de los cultivos, incluido el café, pero en regiones con alta lluvia anual (mayor a los 2.500 mm), la Niña golpea la producción de café y eleva la incidencia y severidad de enfermedades.

Algunos efectos nocivos de la Niña son el exceso de humedad en el suelo, un desarrollo deficiente de la planta, defoliación, secamiento de ramas y frutos, baja producción, pudrición de la raíz y hasta muerte del árbol.

La floración es deficiente y dispersa, y la planta es más susceptible a plagas y enfermedades como el mal rosado (Erithricium salmonicolor) y la roya (Hemileia vastatrix). También se favorece el ataque de babosas, que ocasionan el anillamiento del tallo en plantas jóvenes.

Los efectos del Niño

Los principales efectos del Niño, por el contrario, son disminución de lluvia, aumento del brillo solar y de la temperatura.

 

image

Efectos del Niño en Colombia


Bajo sus efectos, en Colombia hay una deficiencia de lluvias de entre 20% y 40% en la región Caribe y la mayor parte de la región Andina, sobre todo Nariño, Valle del Cauca, norte del Huila, Tolima, Cundinamarca, Boyacá, Santander y el Catatumbo. En la zona cafetera la precipitación anual se puede reducir hasta 20%.

Con el Niño hay deficiencia hídrica en el suelo, sobre todo en cafetales sin sombrío, pero sus efectos tampoco se pueden generalizar: en regiones de bajo brillo solar y altas precipitaciones su efecto puede beneficiar la producción de café, pero en otras puede ser dañino, como en zonas cálidas, con suelos de baja retención de humedad y regiones con lluvias menores a 1.500 mm al año.

En la zona cafetera, la lluvia esperada disminuye sobre todo en diciembre, enero, febrero, junio, julio y agosto. Bajo el Niño, la zona cafetera de mayor riesgo es la central y en altitudes menores a 1.300 m (temperatura media mayor a 21,5°C).

Déficits hídricos severos pueden afectar el desarrollo de la planta, mientras que la floración tiende a ser favorecida. Un déficit continuo de agua reduce la producción.

En zonas de menor altitud, un mes sin lluvia empezaría a afectar la producción, mientras que en una zona alta, el límite crítico es mes y medio. Los daños en la cosecha dependen del déficit hídrico durante la floración y la etapa de llenado de los granos, que es crítica para la formación del fruto.

Las estrategias de Café de Colombia para mitigar los efectos del Niño y la Niña son claves en la adaptación de la caficultura colombiana a estos fenómenos climáticos, así como para un suministro confiable a los miembros del Programa 100%.

Con la ayuda del Centro Nacional de Investigaciones de Café (Cenicafé), durante 2014 el Servicio de Extensión realizará cuatro muestreos de alertas tempranas de broca y roya con validez estadística para conocer a tiempo dónde se pueden presentar altos niveles de estos problemas sanitarios y proceder de manera oportuna a su control.



Lo invitamos a conocer más de nuestra familia cafetera visitando las secciones de CAFÉ DE COLOMBIA AL 100% que se encuentran en la parte superior de esta página